¿PARA QUE NOS SIRVE APRENDER ESPERANTO?

© Héctor Campos Grez, Delegado UEA

Una de las preguntas más comunes que debemos contestar los esperantistas, es : ¿Para qué sirve el Esperanto? . La respuesta no es fácil de dar pues cada uno de ellos han vivido situaciones distintas y lo han utilizado en diversas formas y contextos.

Por de pronto, el conocimiento de una segunda lengua facilita el acceso a trabajos y ensancha los horizontes intelectuales; pero si este idioma es “una mezcla de varios” – en verdad no es una mezcla, sino una selección de elementos- , nos abre las puertas a otros agilizando su aprendizaje. Lo dicho ha sido comprobado en investigaciones simultáneas desarrollada en países europeos y asiáticos donde se ha comparado el aprendizaje por el mismo grupo-curso del inglés y el esperanto, alcanzando los estudiantes un avance más rápido para comunicarse verbalmente y por escrito en este último idioma dentro de un mismo espacio de tiempo.

El estudio comparativo del Esperanto y del idioma nativo del estudiante, mejora el conocimiento de la gramática del idioma materno, pues obliga al estudiante a interiorizarse en las intrincadas formas de la propia expresión oral y escrita. Por otra parte, los contactos alcanzados con otros esperantistas, permiten descubrir lo propio y conocer en base a un respeto mutuo las costumbres, tradiciones, ciencia y culturas de otros países; tener amigos en los cinco continentes sin necesidad de aprender otro idioma más que el Esperanto, es un desafío interesante y sobre todo fácilmente realizable.

Desde los inicios del Movimiento Esperantista, la idea de facilitar los contactos entre quienes lo hablan hizo surgir la necesidad de contactos permanentemente ubicables. Al crearse la Asociación Mundial de Esperanto, por el joven suizo Hector Hodler, se implantó la idea de los “cónsules” a semejanza de lo que ocurría en las relaciones diplomáticas internacionales. Nace así la “Delegita Reto” a cargo de esperantistas que representan a la Asociación Mundial en sus ciudades y pueblos, y que además podían entregar información acerca de hospedaje, lugares turísticos, servían de intérpretes, enviaban revistas y libros, información científica y laboral, y hasta de servicio de búsqueda de personas durante las dos Guerras Mundiales. Hay cerca de 4.000 delegados en 112 países a disposición de los esperantistas.

También el comercio, las ciencias, la tecnología, las artes y la literatura encuentran en el Esperanto un vehículo útil para su desarrollo y difusión. El turismo aplica diariamente el Idioma Internacional, efectuando contactos de alojamientos, recibiendo en sus casas en forma gratuitas a otros esperantistas, etc. A este objetivo ayudan los Congresos Universales de Esperanto y los Congresos Juveniles de Esperanto, que se realizan cada año en una ciudad distinta del mundo; excursiones, festivales, seminarios  y concursos que a lo largo del mundo utilizan el Esperanto como único idioma, o como uno de trabajo. Son demasiados los folletos turísticos editados en esperanto que presentan sus ciudades y regiones.

Si bien la aplicación del Idioma Internacional Esperanto a nivel de las Organizaciones Internacionales como las Naciones Unidas, no ha sido del todo aceptada, si lo fue en la Sociedad de las Naciones precedente de la ONU, la OIT, la Unión Postal Telegráfica y la Asociación Mundial de Cibernética. En las Naciones Unidas se desarrolla anualmente un simposio acerca de los problemas lingüísticos patrocinado por el Sindicado de Traductores e Intérpretes de ese sistema y con las Fundaciones Nitobe y ELS, ambas creadas por esperantistas. Actualmente muchos diputados europeos apoyan la utilización del Esperanto en la Comunidad Económica Europea.

Profesionales y personas coleccionistas han creado las más diversas organizaciones por medio del esperanto, desde scouts a médicos, homosexuales y religiosos, periodistas y rotarios hay dentro del mundo esperantista. 

En la Declaración de Boulogne-Sur-Mer, durante el 1er. Congreso Universal de Esperanto, se  aprobó que “Se llama esperantista a cualquier persona que sabe y usa la lengua esperanto, sin importar con que fin la utilice” por lo cual, UD puede aprender esperanto para lo que desee, bueno o malo, la forma más conveniente dependerá de sus intereses y necesidades, por lo que las posibilidades del Esperanto, como lengua auxiliar internacional, son innumerables. Ud. busque la suya.

Para mi personalmente el aprender Esperanto me dio la oportunidad de ser invitado durante un mes a Japón en el año 2012, donde pude apreciar la cultura, gastronomia, y paisajes desde Tokyo hasta Kamaishi, lugar este último azotado por el tsunami. Pero lo principal de todo, fue poder conocer a más de 50 esperantistas acogedores y entusiasmados por conocer a mi país y a mi persona.

Participantes  de la 25 Verda Lernejo, Nagano, Japón, con Héctor Campos

Participantes de la 25 Verda Lernejo, Nagano, Japón, con Héctor Campos

Publicado en opinioj. Etiquetas: . Leave a Comment »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: