EL ESPERANTO Y LA POLÍTICA

Uno de los campos en los cuales el Esperanto ha encontrado mayor resistencia pero también aceptación, es sin duda el político. Resistencia por parte de los esperantistas, fundamentalmente obedece a la negativa de la mayoría de los esperantistas a la utilización del idioma con fines políticos, en atención a que esto va en contra del principio de neutralidad del Movimiento Esperantista, y en razón de ser la política la principal fuente de enfrentamiento en la humanidad, causante de guerras y persecuciones.

Sin embargo, a mediados del siglo XX, y en plena guerra fría, tomando como fundamento la Declaración de Boulogne-sur-Mer de 1905, y teniendo en consideración que se estimaba al Esperanto como un idioma más, y la explícita autorización para el uso del mismo para cualquier fin bueno o malo, comenzó un concepto distinto acerca de la política.

En efecto, poco a poco fue cambiando el rechazo a la utilización política del esperanto, para ser pronto un objetivo que permita la aceptación del Esperanto a nivel mundial y el reconocimiento oficial de sus logros, mediante la creación de diversos grupos de presión.

La tarea no ha sido fácil, sobre todo por la natural suspicacia de los esperantistas, que han sido perseguidos y exterminados por regímenes totalitarios tanto de derecha como de izquierda, llegando a ser catalogada como “el idioma peligroso“.

La adopción de planes para el reconocimiento del Esperanto en razón de sus logros en los medios culturales, retomó el reconocimiento del idioma internacional a nivel de los organismos internacionales, incentivado por el jurista y especialista en Derecho Internacional y entonces presidente de UEA, Ivo Lappena. En 1954, la Asamblea General de la UNESCO (Montevideo, Uruguay) por la resolución IV.I.4.422 dicha organización acepta la postulación de la Asociación Mundial de Esperanto para mantener relaciones consultivas con la UNESCO, y además reconoce los logros del esperanto para los intercambios culturales y solicita a los miembros de la organización efectuar toda clase de esfuerzos para lograr la enseñanza del Esperanto en la educación de todos los niveles. Desde entonces muchos países han acogido este llamado: China, Hungría, Rumania, Brasil, Repúblicas Checa y Eslovaca. En otros, la enseñanza del Esperanto es permitida si se acredita la idoneidad del profesor/instructor como en República Democrática del Congo, Croacia, Eslovenia, Serbia, Montenegro, Eslovaquia, Francia y Alemania. El mismo organismo internacional, en la Asamblea celebrada en Sofía, Bulgaria, ratificó lo antes señalado. Han sido los logros máximos alcanzados dentro de la esfera cultural.

En atención a los éxitos obtenidos a nivel de las Naciones Unidas, UEA decidió establecer una oficia permanente en Nueva York a objeto de crear vínculos más estables con dicho organismo internacional, y permitir un trabajo más activo y agresivo ante él. Como resultado y después de mucho tiempo se ha logrado crear el Simposio Nitobe en conjunto con el Sindicado de Traductores e Intérpretes de las Naciones Unidas, instancia en la cual se exponen las dificultades del organismo en sus tareas, los avances en el estudio filológico y lingüístico del idioma internacional, etc.

El cambio en la situación política a mediados de los 80, con la aparición de los Partidos Verdes Europeos y de los Partidos Federalistas Europeos, permitió presentar la idea del idioma internacional con mayor énfasis, y la creación de grupos de presión ante los parlamentarios europeos y nacionales de la Unión Europea, logrando el apoyo de muchos de ellos, y llevando la discusión hasta la Asamblea del Parlamento Europeo mismo.

Acciones similares no se han podido llevar a efecto en otros continentes, por la diversidad política y porque los esperantistas locales no parecen en seguir los intereses de los europeos. En América Latina, Brasil es el único país que ha logrado declaraciones favorables al Esperanto a nivel de Parlamento, y más aún ha logrado el establecimiento de leyes estaduales autorizando la enseñanza del esperanto en las escuela básicas, medias y universitarias; y más recientemente se discute en el Parlamento una ley que obligaría la enseñanza del Esperanto en las escuelas de ese país.

Las últimas novedades en este aspecto político, es la creación del Partido Esperantista de Gran Bretaña, y sus similares en Francia y Alemania con la opinión contraria de los organismos rectores del Movimiento Esperantista en dichos países, los que no obstante obtener suficientes votos, no alcanzaron el mínimo para tener un eurodiputado en las últimas elecciones europeas.

Ya se encuentran organizados y utilizando efectivamente el esperanto con fines políticos, tres organizaciones políticas: El Partido Verde Europeo, el Partido Radical y el Partido Comunista, todos los cuales editan sendas revistas; y además los anarquistas españoles, franceses y alemanes. Por otra parte, existen alguno otros partidos que usan el idioma Esperanto en Europa, con participación local y regional, principalmente en Alemania, con algún apoyo electoral. La utilización del Esperanto en el frente político corresponde a una de las corrientes internas del movimiento esperantista denominada “desuprismo“, es decir, el tratar de aplicar el idioma desde la cúspide de la sociedad, utilizando para ello la política; la otra corriente es el “desubismo” con consiste en que el Esperanto se fuese arraigando en la comunidad mediante su desarrollo en la base de la comunidad.

actualizado al 29/001/2016

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: